Saludo del presidente

CARTA DEL PRESIDENTE

A ti, navegante que visitas estas páginas, nuestra gratitud y afecto por el interés que muestras en conocer nuestra obra; obra, cuyo embrión se remonta al año 1995, en Bielorrusia frontera con Ucrania, a las orillas del río Dnieper, donde familias bielorrusas, en ambiente fraternal, agasajaban a familias españolas agradeciéndoles el haber acogido a sus hijos, afectados por las radiaciones del accidente nuclear de Chernobil, los cuales habían estado acogidos en nuestros hogares en las vacaciones estivales. En aquellos momentos, nuestros primeros pasos, nunca podríamos imaginar, que con el tiempo, esa iniciativa amorosa, llegaría a formar una gran familia, la gran familia que conforman hoy, la Asociación de Ayuda y Protección al Niño y la Fundación Internacional APRONI.

Desde entonces hasta hoy, desde el voluntariado que conforman la Junta Directiva y el Patronato, hemos trabajado siempre tratando de encontrar nuestra propia identidad, es decir, buscar un estilo o modo de ser y actuar, conscientes de que en este mundo, lo que tiene identidad permanece; lo que no la tiene desaparece.

Hoy, las Entidades que presido, voluntarios y trabajadores, con el tiempo y dedicando especial atención a nuestra formación humana, hemos ido adquiriendo ese conjunto de rasgos y matices en nuestro modo de ser y actuar, rasgos simples, que abarcan actitudes, mentalidad y criterios de actuación que nos hacen ser diferentes, tenemos nuestro propio estilo, podríamos decir ya que hemos alcanzado nuestra propia identidad.

Nos enfrentamos a nuestras actividades, desde el eslogan de que "tenemos que ser felices para hacer felices a los demás" y sólo desde esa disposición podremos irradiar con éxito lo que nuestros programas nos demanden.

APRONI es una utopía más, que pugna cada día con la realidad de una sociedad dura y competitiva, pero que cree firmemente en la posibilidad que disponen los hombres y mujeres de bien de conseguir poco a poco la trasformación social. Para ello, buscamos incansablemente el apoyo de las personas que ocupan cargos públicos, de las empresas, de los profesionales y de la sociedad civil en general, para que, entre todos, intentemos inclinar la balanza a favor de la ilusión y del entusiasmo, contra la desesperanza, el desánimo y la indolencia.

APRONI, desde aquí y desde la humildad, quiere sumarse a cualquier iniciativa que vaya encaminada a eliminar la pobreza, la explotación, las faltas de oportunidades e injusticias de este mundo, conscientes y sufrientes de que la situación actual de muchas personas contradice los más elementales derechos de la condición humana.

APRONI, hoy día, sigue avanzando y marcándose nuevos retos, que bajo la bandera del compromiso y de la lealtad hacia todos nuestros clientes, esperamos con ilusión facilitar las condiciones de vida de nuestros asistidos.

En nombre de todas las personas que componen la Gran Familia APRONI, te damos las gracias por el interés que has puesto en nosotros y por contar con tu apoyo, y te deseamos que la vida te sonría a ti y a los tuyos.

Juan Gabriel García Ruiz
(Presidente)